jueves, 19 de enero de 2012

● Mi amor es el mar

Prólogo: Hoy, 19 de Enero del 2012, llegué fuera de tiempo a la RENIEC del Callao para sacar mis partidas de nacimiento. Yo nací un 5 de Mayo en el Hospital Naval que queda en el distrito de Bellavista en la provincia del Callao (para quienes no conocen). Recuerdo la vez que fuí acompañado de mi abuelita a la municipalidad de dicho distrito para sacar mis partidas de nacimiento, costaba 10 soles (creo) y te lo daban al día siguiente, pero si dabas 5 soles más, lo daban en una hora (qué rico negocio) así que pagamos lo adicional, y para esperar la mencionada hora de entrega, me puse a dar vueltas por la plaza con ella, y pasó rapidito. Eso fue hace años, ahora es diferente, tengo que ir a la Reniec y lo dan al instante, a 15 soles. Entonces fui para que el guardia me diga que ya había cerrado el sistema (y todavía no era hora de que cierren).

Para quien no conoce, el Callao está al lado del mar, la Reniec estaba muy cerca al mar, y por ende al lado estaba la fortaleza del Real Felipe cual es un monumento histórico-militar muy importante que está al lado... del mar. Estaba a punto de tomar el colectivo de regreso, pero como no frecuento pasearme por la zona, decidí caminar por ahí.

Muy cerca está la plaza Grau (nombre puesto en honor a Miguel Grau, un héroe peruano), me dirigí ahí para contemplar el mar. No soy escritor, soy dibujante, y mediante mis trazos intento captar la sensación y mi expresión para compartirlo con el resto, y hay cosas que sentimos que se hacen difíciles explicar, prácticamente imposible, y es por eso dibujo, ya que las palabras nunca bastan. Ver una plaza despejada, con el sol apaciguado por las 17 horas transcurridas del día.

Había tanta calma,
tanta paz,
el sonido del mar,
las estelas bailando lentamente vals,
como si nada importara más,
las olas llegaban con una elegancia a tierra,
solo queríamos estar mirándonos,
mi nariz grande y su azulado hablar,
no quería nada más que mirar el mar,
nunca había visto tanta gente junta y feliz,
sean los negociantes, sea ella al andar,
sean los niños descalzos, sean sus mamás,
sea el padre adolescente,
sea la anciana que vende,
la mujer contenta ofreciendo paseos,
cantando conmigo a la par,
que se va, se va la lancha,
gaviotas vuelan jugando con los rayos del sol cesante,
la gente sentada al borde mirando como chocan las olas en las piedras,
olas danzantes, espuma pura, blanca,
no hay mayor blancura que esa bella espuma,
acariciando las rocas, que sutil sonido,
que leve brisa, que lindo horizonte, infinito,
infinito horizonte, infinito azul,
barcos que llevan a soñadores marinos,
perdidos en el fondo con difuminación celestial,
llegando a donde jamás llegué,
ahí luchando por el progreso,
ahí apasionados del mundo...
viene música a mis oídos,
música que nadie escuchó...

Estaba muy inspirado, estaba tan calmado, bostezaba de gusto, yo que soy muy distraído, no pensé que me iba a quedar buen rato mirando el mar, el paisaje, jamás me había pasado algo así, también tengo por instinto relacionarlo con mi abuelo que fue marino, siempre me acuerdo de él (todavía sigue vivo gracias a Dios), pensar en la vida del mar, es simplemente otro mundo, como los marinos se juntan en un lado para hablar de sus aventuras, Monkey Island, Tortuga... la sirenas y Colón... el sueño de un navegante.

Todo era lindo, bello, hasta que... llegó la escoria...

Unos muchachos de pintas muy huachafas, se sentaron JUSTO ATRÁS DE MÍ, llegaron como 6 chicos, primero llegó uno cual dio una mirada rápida a ver lo que tenía en mis manos (mi bitácora con una hoja en blanco), a los 7 segundos llegaron dos más, y el primero les dijo en voz alta que ahí está un muchacho dibujando (yo), luego llegaron dos más, y comenzaron a hablar de tonteras, el último en llegar se puso un momento apoyado en el murito delante de mí, como si quisiera ver el mar, luego fue hacia atrás con ellos. Aparecieron dos más aun, uno mayor y otro que debió tener como 15 años, en ese momento dije "Adiosito", además hablaban de mariahuanas y no quería ser fumador pasivo. Estaba muy molesto, porque estaba tan contento de estar ahí, y me quiebran la inspiración, como si llegara alguien y rompiera uno de mis dibujos en mi presencia. Caminé un poco más allá, entre la gente, y me volví a sentar en el muro, pero como apestaba (seguro un animal muerto) me fui a sentarme más adelante, no olía feo pero, ya no estaba inspirado, seguía molesto, hice unos trazos que no me gustaron, así que me fui...

Le cuento a mi papá y él me dice que en realidad ellos me estaban "conociendo", qué tenía, qué hacía, cómo reacciono, que hará este chico que se nota que no es del lugar, él único (idiota) chico que viene con melena y camisa.

Dije que la música que se me vino en mente no existía, bueno, una de las tantas si existe, y es parte de un video-juego llamado Terranigma, cual me encanta, y esta canción es la que ponen de fondo en la parte de los puertos. Imaginen estar en un ocaso, sin bulla alrededor, mirando el mar y esta canción de fondo:



Saludos!

sábado, 7 de enero de 2012

● Aguacero en el viejo París II (día 1)

Por si acaso, acá está la primera parte: http://artesyhoyos.blogspot.com/2009/09/el-aguacero-del-viejo-paris.html

Bien, desde hace mucho que anuncié hablar del resto de mi efímero y curiosito viaje a París, hace casi dos años. Fueron solo 4 días y en el antiguo post conté solo la mitad del primer día. La otra mitad va masomenos así:

Fue curioso estar en el Palacio de Versalles, ver como el arte estaba hecho solo para los reyes, como si el amor importara menos que antes para los artistas de la época, y es increíble la visión estética que se había, tanto así que si en esa época hubieran inventado los palitos de helado, cada uno tendría un tallado o un adorno o algún diseño sellado, como cada objeto, cada forma, el artista veía un arte escondido el cual tenía que desvelar, cada espacio de una sala un adorno, cada vacío debería tener un diseño, cada diseño un detalle, detalles unidos a más detalles que muestran la esencia del artista, del arquitecto. No pude quedarme mucho tiempo mirando porque los guías nos tenían como borregos marchando.

Salimos del lugar y caminamos hacia la entrada de los jardines... ¡¡ENORME!!, como lugar tan amplio puede estar en medio de una ciudad, casi ni se veían edificios que bordean (que yo recuerde), pero era como si ya no estuviera en París por un momento. No pudimos entrar porque creo que cobraban la entrada y el dinero lo hilábamos finito. Ahora que me acuerdo, en la puerta de los jardines, mi venas aortas estaban retorciéndose de la desesperación, mis tuétanos estaban escarbándome los huesos para salir de la locura, y eso era porque yo me moría por llegar ya al Hotel para usar el baño y llevar a cabo una actividad que comunmente no se hacen en los baños públicos, y eso que no habíamos desayunado así que el hijo de la cena ya había esperado mucho tiempo en el intestino y estaba muy impaciente.


Llegamos al Holyday Inn, al correcto (cuento con que ya haya leído la primera parte), y de llave nos dieron una tarjeta, al comienzo me pareció una idea original el de palanquear los cerrojos com tales tarjetas así como hacen los ladrones, pero luego me dijeron que no era así, sino que tenía que ponerlo en una lectora y que así se abría la puerta (es como hace poco conocí los ascensores sin boton a presión sino con lectora de calor... pero ¿no sería más barato a lo tradicional? ¿o es que quieren lucir que tienen dinero de sobra?). Entré a la habitación, hice primero lo que mencioné que haría y dormimos un rato. Era una habitación con dos camas de una plaza, una para mi hermana y obvio que la otra para mí, sin embargo le dí a ella el privilegio de elegir si queria la que estaba al lado la ventana o la que estaba cerca al baño, y ella eligió la de la ventana, no tenía la mejor vista pero, si uno se asomaba y giraba la cabeza un poquito a la izquierda, se podía ver la famosa torre Eiffel, estaba relativamente cerca, se veía solo la parte de arriba, el resto estaba tapado por un edificio gris horrible, pero no me preocupaba porque, en sí la torre se ve desde todos lados, y lo más importante, que esa misma noche íbamos a subirla.

No me pregunten dónde almorzé porque no recuerdo. ¡Ah! pero ya me acorde de algo importante, y fue que mientras todos dormían, yo decidí salir a caminar un ratito, así que me desarreglé un poco el cabello que lo tenía rozándome los hombros, y salí. El distrito donde estaba el hotel se llama Place de Clichy (será una zona clichera, no lo sé, además luego me informaron que era una zona algo peligrosa, felizmente no lo supe en ese momento), giré a la derecha por la calle empedrada, habían varios bares que no me prestaban la mejor confianza, y en uno ví unos viejitos jugando cachito. Me llamó la atención un parquecito que estaba cerca, con una glorieta muy bonita, no estaba muy lleno de gente, habían francesitos jugando, y por si las moscas haya un choro por ahí, lo pasé caminando rapidito. Es curioso cómo , durante toda mi vida, se me venían canciones a la mente cuyos temas se daban a las circunstancias presentes y sin pensarlas, en ese momento me sonaba en la cabeza "Lobo hombre en París" de La Unión, "Calles del viejo París" de Solera, y el colmo, "París" de la Oreja de Van Gogh la cual detesto, por eso digo que me vienen a la mente sin pensarlas.

No recuerdo como se llama la calle, pero tuve que pasar por un edificio de Loreal hasta una avenidita de veredas empedradas, y como mis Converses rojas no tenían la suela como una Caterpilar, la vereda dañaba mis pies, la verdad fue bien incómodo. Qué curioso, pero hasta ahora no sé por qué hay una farmacia cada dos cuadras, o cada una, sus logos eran una cruz verde de bastones gordos, relamente prefiero no deducir nada al respecto. Siempre que camino por una ciudad desconocida, me aprendo el camino buscando detalles urbanos para usarlas de migas de pan y así recordar el retorno, aunque tampoco fue un camino con mucho recuntecu. La avenidita terminaba en unas autopistas con jardines alrededor, como ya se me hacía valdío el ambiente, no caminé más, dí media vuelta y regresé. En ese paseo ubiqué unos barcitos para ir en otra oportunidad hehehe.

En el siguiente post, hablaré de la azaña de subir la torre Eiffel y les argumentaré mi consejo de nunca comprarle sourvenirs a los ambulantes.

jueves, 8 de diciembre de 2011

● ARGOS (Acid Funk)

Recuerdo haber visto a muchos de mis amigos de la promoción del colegio juntándose en algún lado del pasillo, salón, escaleras, patio y creo que hasta en el baño, para tocar la guitarra juntos. Teníamos entre 12 y 13 años, entre ellos estaban Javier, Pedro Castro, Pedro Sánchez, Ricardo, Jorge, creo que también Ioam.

Yo en ese momento ya sabía batería pero era difícil hacerme conocer como baterista, pero no sabía tocar guitarra, veía los trastes y las cuerdas sin números ni letras ni nada que me haga entenderlo, solo una cuadrícula de carne retorcida con madera, un amasijo hecho de cuerdas y tendones, un instrumento sin mejores resplandores, que cosa fuera corazón que cosa fuera, que cosa fuera la maza sin cantera, un testaferro del traidor de los aplausos, un eternizador de dioses del ocaso, júbilos hervido con trapo y lentejuela, su clamorosa cintura en la que el cuerpo respira, preñada de son estira la carne dura, arde la guitarra sola, mientras la luna se acaba, arde libre de su esclava bata de cola, que deja el borracho en su coche, alta siempre no caída, traiga su risa y su llanto, clave las uñas de amianto sobre la vida, voz de profunda madera desesperada, la cual debes cogerla tú guitarrero y toca tu son entero...

El son del querer maduro...
(tu son entero)
el del abierto futuro...
(tu son entero)
el del pie por sobre el muro...
(tu son entero)...

...la guitarra en tarima de rótulas pronuncia la luz en siete notas, combina las almas con la brisa que en tu vientre rebota, vertimos sangre y lágrimas en sus cuerdas y de lejos te mira como el consuelo de la vida misma, o te anima a entonar la risa.

Siempre veía a mi padre tocar guitarra, y siempre le dije que era difícil aprenderlo, hasta que me enseñó una canción bien fácil, esa que dice: lloraaaaaaaaaaarrr y lloraaaaaaaar... y la aprendí facilmente, para entonces yo ya tenía 14 años. Como no tenía suficiente influencia musical (y creo que todavía no la tengo) la única música que escuchaba era la que sonaba en las radios, no eran las WOW para mí, pero simplemente las escuchaba, ¡ah sí! pero mi influencia no comenzó así, desde que tengo uso de razón escuchaba la música que mis padres sintonizaban en la radio, y las emisoras eran Sol y Armonío (ahora llamado radio Filarmonía) y una emisora la cual extraño muchísimo: Stereo 100, era mi favorita, donde pasaban música 60's, 70's, 80's, recuerdo las entonadas del intro de myu Cherie Amour de Stevie Wonder, la trompeta que introduce el cambio de ritmo de la canción Uncle Albert de Paul McCartney, ¡claro que los Beatles! Undun de the Guess Who, Venus de Franki Avalon, Venus de Shocking Blue, I'm a believer de the Monkees... recuerdo que ni conocía a los hippies y por algún motivo desconocido imaginaba pelucones corriendo en imagen antigua, juntos buscando una especie de libertad, cada vez que escuchaba el coro final de Hey Jude.

Sin embargo, yo conocí el encanto de las melodías, sobre todo el de tocarlas, con los Red Hot Chili Peppers. Nunca los había escuchado antes y ese año 2000 ellos lanzaban su álbum "Californication", el cual me parece el úiltimo album donde Flea se pulió en las partituras souls del bajo. Esta banda fue la puerta gigante de figuras talladas de querubines que te llevaba a otra dimensión, me llevó a conocer lo que es el rock (yo de pequeño creía que el rock significaba ser un chico vestido de blue-jeans rasgados y tener un pelo inmenso y ondulado, caminando y hablando como ese cantante horrible del Tri de México... así que "nos vemos"). Tal fue mi afán de tocar sus canciones que ensayaba sus canciones en la guitarra todo el día, todos los días, en mi casa y en el colegio. Así conseguí alcanzar a mis amigos que tocaban guitarra ya de años, y me enseñaban trucos y formas de tocar (aún utilizo la forma de tocar los quintos como me enseñó Javier). En el último año de colegio, con mis amigos decidimos formar una banda.

LA BANDA: Free your mind / Castrosmith / Skultores de almas / Argos (acid funk)
No recuerdo cual fue el preciso motivo por la que formamos la banda, pero a mi me daba igual, estaba animadísimo. Un día nos reunimos al fondo del salón en el recreo, estábamos Javier, Pedro (Castro y Sánchez), Jorge, Gianfranco y Héctor (y no va a ser, ya que su padre es músico de Jazz y tiene toda una influencia, me sorprendió su talento de tocar guitarra y como no se perdía ningún detalle cuando sacaba una canción para hacerla cover). Hablando, discutiendo, debatiendo, posiciones y nombres de banda, hablamos buen rato por varios días, y yo al ver que todos querían ser guitarra (respecto a la batería queríamos ver a quién le ligaba) dije "ya pues yo seré el bajo".

No sé cómo, encontraron el dato de un estudio de música cerca al mercado de magdalena, creo que fue Pedro Sánchez (se llamaba JAM, donde nos atendía un señor de cierta edadcita, su hija que nos embobaba un poquito y un baño clausurado porque, como caja de Pandora, si habríamos la puerta salía un olor pestilente que no se iba para nada). Luego conocimos un estudio donde tenían instrumentos más mantenidos, no como el anterior que tenía la batería rota y cuerdas oxidadas, se llamaba Fonola. Ninguno de los dos estudios existe ahora.

Ensayando y probando cargos, Javier que era de los mejores tocando guitarra, también resultó ser el mejor batero, así que quedó en la batería. Por algún motivo, entre toda la gente que fue, quedamos solamente cuatro: Pedro Castro en la guitarra (primera y/o segunda), Héctor en la otra guitarra (primera y/o segunda también), Javier en la batería y yo en el bajo. En nuestras vidas hemos tocado en 3 ocaciones, la primera fue en la vervena del colegio, en mayo, como intentamos tocar Californication de los RHCP, y yo me sabía toda la letra, ellos decidieron que sería una buena canción para tocar en el evento. Yo no quería, canto mal, pero ellos me persuadieron de rodillas y parados de cabeza para que cante, así que no tuve otra opción.

Era nuestra primera presentación y tocamos On a Plain de Nirvana y claro, Californication. On a plain salió muy bien, había mucha gente en el público, incluyendo esos niños que me tonteaban mucho porque saben que yo no golpeo a nadie, una niña que solo conocía de vista comenzó a reirse de mí, los niños de su salón también, el hermanito de la chica que me gustaba y la banda cual por algún motivo se hizo nuestra pacífica competencia, y bueno también habían padres de familia y chicos de mi salón y de salones cuasi contemporáneos. A Pedro se le desafinó la guitarra en antes de la segunda canción, y Javier comenzó a afinarla, me sentí algo fastidiado y le dije que use la guitarra que iba a utilizar yo, así que no me quedó otra que cantar sin nada más que el micro en las manos. Comenzó la canción, cante la primera estrofa con mucha vergüenza y mi voz de claxon, y antes de pasar a la segunda, observo entre mi gente de la promoción a Kike e Igor me alzaron los pulgares como diciendo "lo estás haciendo bien". Eso me dio ánimos y confianza para seguir cantando, así que seguí cantando, mirando un punto en el espacio, pensando si mi madre estaba por ahí mirándome (ya que estaba colaborando en la caja de los tickets para la comida y demás vicios), o si me estaba mirando la chica que me gustaba, si fue una buena opción utilizar ese polo sin mangas del demonio de Tazmania, si mi pelo se veía bien, pensaba por qué mi voz se escucha diferente por el micrófono, si Pedro iba a lograr tocar el solo al compás esta vez, si Oswaldo estaba filmándo mi mejor ángulo y lo más bobo que hice fue imitar el Tai-chi dance característico de Anthony Kiedis... y lo peor... terminar de cantar diciendo un YEAH con voz putrefacta. Cuando bajé la vista para ver al público, más de la mitad ya se había ido. Ni modo.

Me llamó la atención como un chico que ya había terminado del colegio, y cual formaba parte del grupo de chicos que intentaban golpearme, me felicitó, y luego otro chico que ya había visto por ahí (fue nuevo ese año) y no conocía, me felicitó tambien con más palabras.

Fue un buen intento, lo único que mi madre me dijo, fue que decidió no mostrarse al la hora de que toqué porque desde pequeño me ponía nervioso cuando ella estaba presente y yo ante una tarima, y no me dijo que canté bien, me dijo: ¡qué valiente que fuiste!

La segunda presentación el mismo año (2002) en el colegio fue mejor, tocamos tres canciones: Get free de The Vines (canción que ahora la tenemos podrida de tantas veces que la tocamos), Hate to say i told you so de The Hives y Break Out de Foo fighters. Recuerdo ese día, el profesor de música se enojó porque no estábamos todos para la prueba de sonido (me olvidé que en el primer concierto no hicimos prueba de sonido porque el resto llegó cuando el evento ya había comenzado) Héctor tenía que dar un examen, y el colmo fue que al vicioso de Javier se le ocurrió ir a jugar videojuegos en línea, y su papá tuvo que ir corriendo a buscarlo. Durante el concierto Héctor se loqueó como nunca tocando la guitarra, Javier cantó todas las canciones con su papel al costado. Fue un buen concierto a pesar que muchos no quisieron que toquemos de nuevo, piña pues!

La tercera tocada fue en un bar de Barrando llamado "Bossanova" que ahora no existe, el estudio de música donde ibamos a ensayar hizo que toquemos ahí he incluso que salgan los primeros 30 segundos de la primera canción en un canal de Tv independiente. Aquí fue cuando ya nos habíamos definido como Argos, a Pedro (¿o Javier?) se le vino ese nombre en mente y nos lo propuso. Cuando fuimos al canal de telvisión para reclamar las entradas que teníamos que vender, el señor de la oficina melómana y discos de vinilo pegadas en su pared, nos preguntó el género de nuestra música, y bueno, no sabíamos que responder ya que sólo tocábamos covers, contestamos que tocamos como que... así... osea... Red Hot Chili Peppers... y el hombre dijo: ah ya, eso es Acid Funk, y así que en las entradas puso el nombre de nuestra banda como: Argos (Acid Funk).

En esa presentación tocamos seis canciones: Por segunda vez tocamos Get Free, Break Out, On a plain y Californitacion (esta vez no la canté yo), y además tocamos Sliver y Launge Act (canción pedida) ambas de Nirvana. La noche no terminó en borrachera ya que teníamos 17 años.

Espero que haya una cuarta presentación de Argos acid funk y amigos el siguiente año en el colegio, para antes que me vaya a Francia (si es que voy).

On a plain - Nirvana:
http://www.youtube.com/watch?v=aGAFR1wVUFY

Californication - Red Hot Chili Peppers:
http://www.youtube.com/watch?v=YlUKcNNmywk&ob=av3e

Get Free - The Vines:
http://www.youtube.com/watch?v=asOvnGHwtDU&ob=av2e

Hate to say i told you so - The Hives:
http://www.youtube.com/watch?v=MCQ7VLoY7bQ

Break out - Foo Fighters:
http://www.youtube.com/watch?v=4eNBM17tkjI&ob=av2n

Sliver - Nirvana:
http://www.youtube.com/watch?v=f87OQkzWQik

Lounge Act - Nirvana:
http://www.youtube.com/watch?v=OPYcFQxsKlQ




Créditos:
Silvio Rodríguez - La Maza
Savia Nueva - Guitarra

viernes, 2 de diciembre de 2011

● Bestia e Imbécil

Tengo fama de recordar anécdotas y simples viviencias de mi infancia desde muy temprana edad, hasta los detalles que marcaron mi percepción del mundo, como gestos faciales de los protagonistas o los elementos que conformaban la atmósfera del suceso. Aquí presento una de ellas, la cual parece tener un contenido vago, pero lo recuerdo, incluso me río solo cada vez que regresa a mi mente.

Tenía 5 años de edad, era un niño cual fue criado "escondido" de las crueles realidades que el mundo tiene, pues en mi pobre y peligroso barrio del Rímac, todo era felicidad. No buscaba pleitos, no golpeaba, no era egoísta, quizás si era demasiado inocente y por eso mi personalidad demoraba en formarse, mejor dicho, no tenía mucho criterio de las cosas pero las hacía porque así me enseñaron mis padres que debía hacer, como compartir, ser condescendiente, buscar siempre divertirse, era muy amistoso con todos, y a pesar de haber sido siempre de los menores del salón (hasta en el colegio), mis amigos me tenían mucha estima (excepto las niñas mimadas que iban al kinder vestidas como si se fueran a casar, nunca quisieron ser mis amiguitas, y peor si una me gustaba... yo que disimulo tan bien...). Según me contaban era admirado por mis amigos y los profesores por dibujar bastante, sin embargo yo nunca me dí cuenta, yo pensaba que dibujaba como cualquier otro.

En el kinder (acá en Perú se les dice "Nido") había un niño de otro salón que mucho me molestaba, la verdad habían muchísimos niños que me detestaban y siempre querían golpearme y nunca supe por qué (jamás me dejé agredir eso sí), y este niño llamado Andrés eran de los que más tenía en focus porque tenía un temperamento complicado que ya afectaba a todos. Me olvidé mencionar que el kinder se llamaba "Retama", y Andrés se creía el más fuerte de Retama, para él, nadie podía tocarlo, nadie podía desafiarlo, nadie podía hacerle nada, caminaba con su paso a los Terminator empujando a un lado las cosas que encontraba en su camino como si fuera un barco rompehielos en plena Antártida, y el chico impactaba un poco ya que no decía ni media palabra, solamente se acercaba a las multitudes para ver como ellos le temen, miraba fijamente a todos con uno ojos que se pasaban de verdes como si quisieran ser blancos, y el viento que movía su cabello rubio y ondulado. Esa mirada no se le iba de la cara, fija, firme, entrecerrados, y su boca tiesa y sin gesto ni expresión. Tanto me molestaba a mí y a mis amigos que puso mi paciencia demasiado cerca al límite, pero como no era pleitista, nunca super como responderle.

Por esos días, estaba con mis padres en un bus, yendo a nosedónde. Como siempre (hasta estos días) cada vez que viajo en bus, dejo la realidad que acontece dentro del vehículo y me quedo mirando todo por la ventana, hacia el mundo exterior, tratando de adivinar lo que la gente que veo caminando o parada en la vereda pueda pensar. Sin embargo ese día, no necesité adivinar nada de unas tres personas que se decían lo que pensaban a gritos y golpes. Eran dos hombres discutiendo, y una mujer estaba en medio, la verdad no recuerdo de qué lado tenía ella su favor, pero ahí estaba. Y entre tal alboroto, hay un pequeño silencio y uno de los hombres le dice al otro ¡¡BESTIA!! ... En ese momento mi ojos brillaron y me dije en la mente "¡Claro! es una buena palabra que le puedo decir a Andrés si me vuelve a molestar".

No demoró mucho para que el día de la oportunidad se de ya que molestar y hacerse el machito es lo único que Andrés hacía. Estábamos, mis amigos y yo, en un rinconcito donde había arena para jugar y de alguna forma él nos perturbaba la diversión. No recuerdo bien lo que pasó, pero creo que yo hice algo para defendernos, y al momento, las nubes se colocaron de tal forma que un rayo de sol caiga en nuestro espacio, todo alrededor quedó en un peculiar silencio, Andrés estaba a 3 metros de mí (ya que terminaba de molestar a los niños que estaban por ahí) y me mira que yo no dejé de mirarlo, cerré mis puñitos, tomé aire, inflé el pecho, y como nunca en mi corta vida adquirí tal coraje, y mis labios gritaron vocalizadamente (para asegurarme que me entienda): ¡¡¡BESTIA!!! ... Él por primera vez abrió los ojos como nunca los había abierto, sorprendido de lo que dije, y de cólera se acerca a mí con su cara de perro renegón como si fuera a golpearme, pero al ver que no le tuve miedo y que no retrocedí, él se detuvo y simplemente se limitó a decirme: ¡¡¡IMBÉCIL!!!.

Y fue así, como aprendí los insultos "Bestia" e "Imbécil".

Colofón:
El segundo lío que tuve con él, fue el definitivo. En el kinder había una montaña llena de neumáticos de colores, era un paraíso jugar ahí, estaba con dos amigos más, no recuerdo cuales, pero si Sebas no estaba subido en la cima de unas cañas grandes que estaban erguidas en medio del patio, estaba ahí también. Al ratito llegaron 3 niñas de otro salón que también querían jugar en los neumáticos y para eso nos querían echar del lugar, y obviamente, no lo permitimos. Entonces las niñas juntaron las esferas del dragón y sus anillos de los elementos de la naturaleza, e invocaron a Andrés en su rescate, y las tres niñas volvieron con Andrés para que él con su carota tiesa nos eche del lugar. Ahora sí, no recuerdo que sucedió, solo recuerdo que yo quería hacerme a un lado para evitar la lucha, pero él de alguna forma de atrapa, y lo que mi actual memoria me dice, es que de alguna forma hice que Andrés caiga en un hoyo formado de neumáticos que estaba a un lado de la montañita, lo recuerdo pataleando como tortuga con la panza arriba que no se podía levantar, gritando como si el fuego de su frustración le quemara la espalda, y pues el pataleo no era de dolor, o quizás sí, pero a la vez era para que no lo ataque mientras estaba tumbado. Y no lo hice, creo que tuve miedo y me fui, como comentaba, era un niño que no se hacía pleitos con nadie y dada tal circunstancia me asusté, es lo mas problable que haya pasado. Desde ahí, no recuerdo haber tenido un pleito más con Andrés.

jueves, 23 de diciembre de 2010

● Los mimos de María




Después de casi un año de no actualizar mi blog, arranco nuevamente con esta entrada, feliz navidad!

Roger

miércoles, 17 de marzo de 2010

● Para un ser obsoleto

"Puedo aceptar que ya no me dirijas la palabra"

.....

miércoles, 6 de enero de 2010

● Melchor, Gaspar y Baltazar.



Se creó la leyenda de la llegada de unos reyes magos, provenientes de ciudades de religiones paganas a adorar al salvador, un poco venerando "la cultura y religión" del pueblo de Israel y, según yo creo, acogiendo la Buena Nueva, dándose cuenta de la verdad, ya que incluso el mismo Herodes conocía la profecía, y por ende mandó a matar muchos bebés. Se dice que los reyes provienen de Europa, Asia y África.

Digo que fue creado, porque no se sabe si fue cierto o no, aunque en el evangelio de San Mateo menciona a unos magos extrangeros que siguieron la estrella para dar las ofrendas. Como también piensan que son Zoroastros.

Como ya se sabe, le dieron al bebé Jesús oro, incienso y mirra.

Ahora... se cuenta también la existencia de un cuarto rey mago, llamado Artabán. La leyenda proveniente de Rusia, cuenta sobre éste cuarto rey, quien se pasó buscando a Jesús por tantos años de vida que Él tuvo en la tierra, 33. Cuando viajaba con los otros tres, una tempestad los alcanzó, y buscaron refugio en la casa más próxima que había. El anfitrión los hospeda, sin embargo su casa quedó destruida por la tormenta, por ellos Artabán les dijo a los otros tres que se adelanten, que él se quedará arreglando la casa del hombre.

Es curioso, él no andaba en camello, andaba en burros, llevó varios llenos de... . Cuando retornó a su viaje para alcanzar a los otros, se le cruzaba otra persona en problemas, y él lo ayudaba con la riqueza que llevaba, y así por 30 años, se la pasó ayudando a la gente necesitada con los que se topaba en su viaje, utilizando parte de su diamante protector de la isla de Méroe, un pedazo de jaspe de Chipre, y un fulgurante rubí de las Sirtes, que eran para la ofrenda al Niño Dios. Hay otras versiones, pero la idea es la misma, el viajar ayudando a cual requería auxilio en su camino.

Tan piña él, llegaba justo cuando María y José escaparon de Belén, cuando salieron de Egipto, hasta encontrarlo después de 33 años, crucificado, sin burros (según una versión) y unas cuantas monedas. En ese momento de su agonía, Jesús le habló y le dijo que por sus acciones irá con él al cielo.

viernes, 1 de enero de 2010

viernes, 25 de diciembre de 2009

● Dolores de parto, por dolores de los pecados, Navidad.

Cuando veas a una mujer que no use como excusa el regalo para su niño el cual lleva a todas partes, por pedir una limosna; cuando veas que en la publicidad ya no ponen anuncios de electrodomésticos como regalo para las madres; cuando veas que los vendedores ya no se estresan tanto contigo por atender a mil personas; cuando haya amor en el calor de tu casa, es Navidad.

Cuando abras tu ventana y veas a los niños con hogar y gente que les haga pasar una linda noche, los cuales están mirando todo lo que la gente acomodada hace y hacen creer un idea falsa de lo que es la noche buena; o cuando ya no los veas pegados en las vitrinas viendo algo que anhelan sino que ya lo tienen y más; cuando ya no haya tanto ratero asechando tus bolsas; cuando compartan con quienes en ese momento trabajan, es Navidad.

Cuando ya no hayan tantas luces de colores que gastan electricidad y perturban a la ecología por pensar en su imagen; cuando no nos vendan la creencia que todo esto se trata de pavo, panetón, y sobre todo, regalos; cuando lo celebres sin ningún premio a pan y agua pero feliz con tu familia; cuando no necesites muérdagos para besar, es Navidad.

Cuando dejen de adornar con hombres de nieve y re
nos que acá en Perú no hay; cuando comas un helado en vez de chocolate caliente en pleno calor; cuando dejes de ser tan imbécil y no te mezcles con el montón de compradores por su fiebre heavy-consumer; cuando dejen de rezarles a árboles adornados, cuando te pongas feliz recordando el amor de tu familia aunque estés en la China, es Navidad.

Cuando dejen de jugar con tus afectos a su conveniencia por ser noche buena; cuando no hayan más gente hipócrita y pérfida que solo piensan para sí; cuando el espíritu navideño deje de ser la forma en como adornes tu casa y cuantos Santa Claus
pongas; cuando dejes de pretender evitar cosas malas cuando es así porque lo quieres ya que al verdadero dueño y cumpleañero no lo dejan entrar, es Navidad.

Cuando veas a un ruso dándose la mano con un israelí; cuando veas a un gringo besando a una vietnamita; cuando comiencen a llamar a todo nuestro continente América; cuando el Comunismo deje de ser la pesadilla de muchos por ser un gobierno iluso de militares sedientos de poder; cuando haya paz sin racismos, riendo, comiendo todos juntos helado y café, es Navidad.

Cuando en vez de gastar en regalos, luces, pavo, panetón, fuegos artificiales, cintas rojas con verde, bolas para el árbol, el mismo árbol y la estrellita, para invertirlo en alimentar a muchos niños y en vez de escuchar cohetes, escuchemos sus risas; cuando no inviertan en armas sino en flores para compartir; cuando en la cena de tu casa, llames a comer hasta al wachiman; cuando seamos un país sin corrupción, será Navidad.

Navidad, Navidad,
en tu cerebro y las venas,

Navidad, Navidad,
en el ratero y... ¡¡en los medios de comuniciación que se han vuelto una basura!!

la la lai... lara la... larai lalalaaa...


Y el Verbo se hizo carne,
y habitó entre nosotros.

Ruega por nosotros, santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.

Oremos:
Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros, que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos, por su pasión y su cruz, a la gloria de la resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor,

Amén.

Qué rico es salir y sentir ese olor del humo de pólvora que me gusta, ver familias unidas, ver niños emocionados por su noche buena, un padre llevándole su comida, su panetón, un espíritu sumamente acogedor, todo llenos de luces y adornos.

Las canciones de las lucecitas de colores, me dan una fuerte nostalgia y pena, me hace recordar cuando era muy niño y me sentaba en la sala al lado del árbol, con los focos apagados, sólo estaban prendidas las luces del árbol, del nacimiento y el sonido de sus cancioncitas.

Es obvio decir que está abundando un fuerte consumismo y materialismo e estas fechas, cosa que los niños han dado prioridad, más que el verdadero motivo de la navidad, el nacimiento de Jesucristo, y de eso se aprovecha más el mercado, es decir, pretenden que somos imbéciles, y los críos pagan el pato. La palabra "navidad" es una contracción de "natividad", que significa natalicio.


Ok, lo admito, alguna vez fuí un niño, quien no tenía paciencia para abrir los regalos. En la calle, en casa de mis abuelos, el cielo estaba lleno de colores de tantos fuegos artificiales que prendía la gente, todos con sus puertas abiertas para saludar a los vecinos entre tanta emoción que incentivaban los sonidos de los cohetes y la radio a todo volumen con el conteo regresivo.

5... 4... 3... 2... 1... ¡FELIZ NAVIDAD!

y así empezaba la rutina de los abrazos, los besos, los deseos, mi mamita (que en verdad es mi abuelita pero detesta que le digamos así) traía contenta el muñequito en cerámica del niñito Jesús con una desproporción bárbara ante María y José que estaban chiquititos, todos le dábamos su besito en la frente, un poco como que intercambiando saliva porque sólo en la frente se le besaba, eso quiere decir que quien lo besaba primero no tendría de qué preocuparse, y curiosamente la primera siempre fue mi abuelita, qué chistosa.

Apenas acaban los saludos y el poner al niño en su pesebre, lo que hacía mi mamita era arriesgarse a pagar tremenda cuenta de teléfono al agarrar el auricular y llamar a la familia, saludar a cada uno y pasar el aparato a cada uno para que den y reciban sus respectivos saludos y demás cosas que siempre se dicen y que tanto se dicen que ya pierden un poquito su valor, entre el mundo Pop, pero el afecto y el amor de familia las hace honestas.

Los rezos de mi familia, los rosarios, los misterios dolorosos, gozosos, gloriosos... se me hacían eternos, incluso me hacían señas con las manos para indicarme cuántas Avemarías más faltaban. ¿Se dan cuenta como nos malacostumbraron los medios de quitarle el valor a la oraciones al Dios?¿A quién culpamos? ¡¡a Santa Claus pues, sonsos!!

Ah, debo aclarar que JAMÁS CREÍ EN SANTA CLAUS, y agradezco eso (tururururú, siempre Coca Cola).

Por fin terminaron la oraciones, y todos me miran con una sonrisita picarona diciendo "¡ya, listo, acabó!, ahora sí, los regalos." y yo: "Yupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!". Yo era quien entregaba los regalos a la gente, estaba sentado en el suelo al lado del árbol. Al final de todo se veía un paisaje con colores y módulos dibujados arrugados en primer plano, la gente probándose y usando sus novedades materiales, una abuelita (mamita) ausente por irse rápido a la cocina a servir la cena, y un niño saltando por ahí con sus juguetes nuevos. Aún recuerdo cuando les pedí un Lego del castillo del Dragón, y me dieron uno de Piratas, pero estaba bonito igual, el Lego del Castillo me lo dieron en aquella Navidad de mis 17 primaveras (yupiiii), o sea 10 años después.

¡¡Otra vez guindón en el pavo!!, ¡¡no me gusta!!, pero caballero pues, a darse el trabajo de dejarlo a un lado, y tener que soportar la misma pregunta: ¿Qué, no te gusta el guindón?. Tampoco me gustan esos cubitos de colores del panetón, que le dicen "fruta" y hace poco me enteré por mi sabia prima que es la cáscara de la sandía con algún colorante, sin embargo las pasas me las comía a veces, pero no son mis favoritas.

Acabó la cena, terminé mis tres raciones de pavo, y pues "los grandes" comenzaron a ver alguna cosa aburrida en la televisión, o a hablar de cosas igual de aburridas, así que... ¡chau! me voy a jugar. Mientras jugaba, veía alrededor, sentía la ausencia de mi familia en la sala, y me decía a mi mismo: "La noche tan esperada, acaba de terminar, ahora debo esperar otro año para volverla a pasar", en ese momento sentía que todo el ambiente crecía y mis brazos vibraban por aquella sensación de eternidad que me daba pensar así. Al pasar un año, después de la misma rutina, me decía a mi mismo: "ya pasó otro año, recuerdo la última vez que pensé eso, y fue hace un año... cómo pasan los meses, ahora debo esperar otro año para que se vuelva a dar lo mismo."

"Y el tiempo pasa, nos vamos... poniendo viejos... y el amor no lo reflejo... como ayer" - Pablo Milanés (creo que es de él).

Eran las navidades de mi infancia, y así como dice esta canción, el tiempo pasa, ahora ya tengo 23 años. Me dio alegría ver que, cuando yo reflexioné sobre el equivocado significado de la Navidad, todo el mundo también lo pensó casi al mismo tiempo. La Navidad es Jesús, y lo tienen plantado al pobre para hacerlo pasar a ese viejo materialista, claro, cuando no la gente egoísta, convenida y malagradecida.

Ahora la palabra "felíz navidad" se ha vuelto un simple cliché... y peor en inglés "happy christmas" por tooooodos lados... y lo dicen nada más porque lo tienen que decir, así como esas grabacoines de navidad de los Beatles, que lo decían a cada rato y ya se me hacía hipócrita y marketero... duhh...

Pero esto si es honesto: Que cada Navidad lleve bendición a sus hogares,

Amén.


miércoles, 23 de diciembre de 2009

● Bailando hacia el Paradero.

Me detuve ante la reja entre abierta,
mirándole las marcas del óxido venciendo
a su pintura negra, cerré los puños,
di un fuerte suspiro, y me decidí a hacerlo,
si no lo hago en ese momento, nunca más lo haría,
y mucho menos tendría otra oportunidad...

Decidí por fin a desafiarme y probrarme como persona,
como si hubiera subido un escalón más en mi formación humana...
era un reto... es un reto... superarme.

Una corriente de sangre fría invadía la zona de los músculos temporales,
las piernas me temblaban, las mariposas se alborotaban,
y sentí unos golpes desde dentro de mi pecho a toda velocidad.

Y lo hice... de la manera más tonta, y quizás infantil,
pero lo hice, a menos un inicio para todo lo que tenía planeando
decir y hacer...

Fue un largo intercambio de palabras,
sin embargo, mi timidez me perturbaba,
y no lo hice como lo esperaba,
no podía reaccionar ante luminosa existencia...

Postergando el compartir de mis verdaderas emociones,
dije que esperaría cuanto fuera... 525600 minutos...
cuyo conteo aún sigue y seguirá hasta el día en que mi frágil motor cardiaco
deje de bombear la poca sangre que me queda,
que va drenando gota a gota, por la abertura con la que decidí aprender a convivir.

Cuando salí, aquel camino relativamente largo hacia el paradero,
se tornó de gris a paradisiaco, cada paso que daba era como pisar el aire
que me llevaba como si buscara hacerme sentir volar... inexplicablemente dulce...
una fuerte alegría y luz de amor y esperanza me invadía todos los sentidos.
Cada salto... era una pirueta... un giro que aquella suave sensación en el pecho
me obligaba a dar... quería tirarme en la pista para contemplar las estrellas un buen rato....

Y así fui, bailando hacia el paradero...

... "yo me puse a pensar tantas cosas bonitas,
como el día en la playa cuando te conocía,
como jugaba el viento con tu pelo de niña,
y que suerte que suerte tu mirada y la mía"...

Texto de una canción de Leonardo Favio que ya me olvidé su nombre



jueves, 5 de noviembre de 2009

● Tu verdadero héroe.

Nacimiento de Wachi Man

Estaba yo esperando la famosa hora de revelado de fotos para mi clase de Fotografía en el instituto, en el Fuji de la Av. Arequipa. La pasé sentado en los sillones, leyendo un Otorongo del diario Perú21, aunque bueno, decir esto es tan obvio como decir que era viernes, un viernes del año 2008. De pronto, en el mismo suplemento, encuentro el aviso del concurso "el súper héroe peruano", salté de emoción del sillón de espera y apenas pisé el suelo, empecé a meditar y bocetar personajes en la bitácora A3 que siempre llevaba
.

Pensando y mirando por esa gran ventana... en algo auténtico, más apegado al ambiente peruano que no sea el típico héroe llamado con un reflector y con esas capas que estorban... dotado de poderes sin accidentes... ni haber nacido con mutaciones... sin encontraste ningún anillo mientras vagaba... veo gente entrando a cierto instituto al frente... analizo a cada uno... curiosamente les revisan sus mochilas al entrar... ¿quién?... un watchman... son dos wachimanes... se les ve felices de su trabajo, chochos con sus trajes lleno de "adornos"... ¿y para qué revisan mochilas?... seguridad... mmm... ¡¡ESO ES!!, lo más emblemático de la seguridad en el país, ¡¡es el Wachiman!!... wachiman... wachiman... iron man... super man... spider man... wachi... man. Wachi Man (lágrimas caen).

Comencé a bocetar Wachi Manes en la bitácora, y algunos villanos. Y así pasó un tiempito hasta que en la primera página de mi primer blockcito feliz, hice el diseño final de Wachi Man junto a su maestro y unos villanos. Es la segunda vez que participo en un concurso de ese periódico y la segunda mención honrosa que gano. Pues no hice un súper trabajo, me faltaba tiempo y cuatro páginas como base, me pareció poquísimo. Por entregar mi trabajo a la oficinas en el último día de plazo, por mucha desgracia, llegué tarde al instituto, en donde me estaban esperando, qué lástima.

Tengo que adevertir que, no conocía Watchmen, del comic y la película, antes de crear a mi personaje, sí sí, que ignorante soy, que monce, que mala onda dirán, sí pues, y me llamo Roger, mucho gusto. Bueno, sin más palabreos, dejo con ustedes a the Amazing Wachi Man :


















































"Mención Honrosa en concurso "el súper héroe peruano" del diario Perú21, 2008."

sábado, 17 de octubre de 2009

● Caballos Salvajes.

Basada en la canción "Wild Horses" de los Rolling Stones.

Perseverancia, constancia, optimismo, firmeza... ... ... uno a medida crece y se va dando cuenta que la Vida no está llena de felicidad como nuestros padres nos la pintan. Yo crecí en un barrio del Rímac en donde creía que, hasta del pirañita que vivía a dos casas de la mía, uno podría confiar. Hay que enfrentarla y demostrarle que sí podemos, hasta domarla...


(Childhood living is easy to do
The things you wanted I bought them for you...)

Y se agradece, ahora todo se gana y se
consigue con el sudor de la frente...

(...Graceless lady you know who I am

You know I cant let you slide through my hands...)

La gracia es lo que nos hace recibir cosas
por más que no las merezcamos,
podemos apreciarlo en gente que tiene muchas cosas
sin merecerla, lamentablemente....

(...Wild horses couldnt drag me away
Wild, wild horses, couldnt drag me away...)


No podemos permitir que nos venza la vida,
pero tampoco puedo dejarla ir sin haberla domado...

(...I watched you suffer a dull aching pain
Now you decided to show me the same...)


Qué dolor para aprender, al final son castigos
por nuestros incumplimientos y permitir conformarnos
viendo la vida en la oscuridad... una falsedad...

(...No sweeping exits or offstage lines
Could make me feel bitter or treat you unkind...)


No te seré igual para hacer lo mismo,
pues a mantenerse arriba...

(...Wild horses couldnt drag me away
Wild, wild horses, couldnt drag me away...)


Caballos que nunca se pudieron domar,
van libres de ti y no los puedes alcanzar,
y será más difícil poderlos recuperar

(...I know I dreamed you a sin and a lie...)

Hipocresías, mentiras, de quienes uno quizás
no pueda creerle, por ilusiones vanas o decepciones
fraternales...

(...I have my freedom but I dont have much time...)

Libertad aparente, y creen que eso significa conformarse,
aventándose a una realidad falsa, basada en un
generalismo errado, egolatrías por no admitir lo real...

(...Faith has been broken, tears must be cried
Lets do some living after we die...)

La fe será lo último que se pierda o que no se pueda ver
en la lluvia... provocar la muerte no lleva a nada
bello, y tampoco se lleva nada de acá...

(...Wild horses couldnt drag me away
Wild, wild horses, well ride them some day...)


Lo curioso es que la solución está ante
nuestras narices pero todos Lo ignoran,
y se dan el lujo de buscar culpables y acercarse
al verdadero causante, quejándonos de la vida...

(...Wild horses couldnt drag me away
Wild, wild horses, well ride them some day.)

...Domemos la vida, viajemos montados en ella
sólo así se es verdaderamente libre,
reflejando a la tierra el sol
con una eterna sonrisa...

Amén.

domingo, 11 de octubre de 2009

● La mente de Natalio.


Realizado en el taller de comics por MOSTRÓNcomics, en el IV Coloquio de facultad de Arte de la PUCP 03/10/09. Demos crédito a Elena quien fue la que dió la idea temática y el nombre del personaje, homenajeando a su amiga Natalia que, según ella, tiene el mismo temperamento agresivo e inescrupuloso.

Natalio es un alien que llega a algún lugar árido de la Tierra, que expolorando encuentra un Diente de León (por milagro divino será que estaba la flor ahí), y analizándola qué pueda ser, comienza a imaginar una serie de funciones sádicas que se le pueda atribuir a tal desconocido "objeto", incrementando en sí la codicia de poder dominante.


Vean la publicación en el blog de Mostrón Comics:
http://mostroncomics.blogspot.com/2009/10/resultado-del-iv-coloquio-de-diseno.html

Gracias.

jueves, 1 de octubre de 2009

● Naturaleza muerta, viva.




¿Cómo podrías definir el significado de vivir? Es una historia, una prueba, una única oportunidad. ¿Qué milagro más grande puede haber para una persona, que no sea tener vida?, ¿Qué mayor regalo te ha dado Dios?, quien te ha hecho un mundo lindo para que lo disfrutes. ¿Qué sientes tú al ver a tu bebé, pensando que tienes una vida en tus manos, que tener un hijo es el milagro resultado de tus propios milagros de vivir y de querer?

¿Qué es un mundo sin vida? Quizás nada, sólo un espacio frío.

A los bodegones se les dice "naturaleza muerta", puede darte muchas sensaciones, algo acogedor, costumbrista, hacendoso, nostálgico, entre otras emociones según el artista. En mi caso nunca me ha gustado hacer bodegones, sin embargo a este no lo hice pensando en tal, simplemente quise crear un mundo para que haya vida que lo habite.

Es adorable ver como un animalito busca su camino a la sobrevivencia, aun así te agujeree los alimentos o la ropa, desde una palomita con una ramita en su pico para construir su hogar, hasta un pequeño gorgojito que camina despacito por el arroz en su recipiente, una vidita que te hace túneles en los tallarines; como una abejita de flor en flor juntando polen para fabricar la miel, una oruguita subiendo tu pared en su capullo para luego de un tiempo alegrarte el alma con sus colores, un caracol bailando en la garúa, hormiguitas llevándose su migajita de pan en fila o un grillito que saltando invadió tu casa para desearte buena suerte.

Ver la naturaleza, es recordar lo maravilloso que es este mundo. No la mates, no la vuelvas muerta. Gracias Diosito.

domingo, 20 de septiembre de 2009

● Aguacero en el viejo París I (día 1)

¡Hola amiguitos! Es una gélida mañana en esta tierra pintoresca bajo el nivel del mar, que me llama a escribir una de las anécdotas más importantes de mi vida, hasta ahora, hoy Jueves 14 de Febrero del 2008. Hace un rato desperté de un sueño muy triste. Me llamo Roger, tengo 21 años y soy un dibujante que se abre camino entre el follaje de la vida como tal y como persona. Soy de esos muchachos que no pueden ir a ningún lugar sin lápiz y papel, sin música o sin una guitarra; sin embargo, aquella madrugada del viernes 1 de Febrero, a ésta última la tuve que dejar reposando en su funda contra la pared del Hall a recomendación de mi madre, ya que a donde íbamos en ese instante, no tendría tiempo para nada más que no sea pasearse, y felizmente le hice caso.

Había cruzado el océano Atlántico por segunda vez hacia el viejo continente, a Holanda para ser exacto, en donde moran mi madre y mi hermana menor. Era invierno y el sol se iba muy temprano, para que salga muy tarde. Dos semanas antes de esa madrugada que partimos, mi madre y su esposo me dieron la sorpresa durante la cena, ella con esa sonrisa llena de vida que tiene, y él respondió a mi reacción con un guiño. ¡Nos vamos a París!

Él había pedido de su trabajo, uno de esos carros que tienen un mapa guía GPS muy curioso para ubicarse y saber como llegar, ¡incluso hablaba!, eso cada vez que tenía que señalar un punto importante como doblar por una calle, parecía el auto fantástico. 1 de Febrero , 2008, 4:00 a.m. salimos en susodicho carro rumbo a la capital francesa. Yo mirando hacia atrás cómo se alejaba la casa a medida que avanzábamos, con una sensación rara y penosa, teniendo en mente que dentro de 5 horas, esté a un país de distancia.

No me dormí, nos la pasamos escuchando música, bromeando poniéndole palabras a lo que el carro hablaba y mirando letreros por la ventana. Recuerdo que ahí descubrí la canción Desafinado, versión cantada por George Michael y Bebel Gilberto. Qué oportuno, portugués. Después de bajar a un baño que apestaba, a una hora de llegar, él llamó con un "HEY LOOK", seguimos su dedo que apuntaba a la izquierda, y contrastando ante un cielo crepuscular, tipo Vanilla Sky, vimos la torre Eiffel, dándonos una majestuosa bienvenida a la ciudad luz. No tengo palabras para describir eso, fue como un sueño mágico.

Muchas cosas pasaron, que postergaré para las siguientes entradas, sino sería un texto muy largo para una sola. Eran como las 9:00 a.m. del mismo día. Yo me desesperaba por llegar al hotel porque necesitaba bajar de peso en litros (me hacía la pichi), y cuando llegamos al correcto (ya que nos habíamos ido a un Holiday Inn que no era) nos dijeron que las reservas estarán para las 3:00 p.m. y ¡¡P-M!! grité.

"Recorriendo por las calles del viejo París, recordando que estuviste junto a mí" (canción de Solera - Calles del viejo París)

Fuimos al palacio de Versalles, a ver donde comían los reyes, que caprichos tenían en sus paredes (¡wow!), ver en qué sofás se tiraban sus peditos las reinas, dónde se revolcaban las princesas y el famoso salón de los espejos, donde le cambié el rollo a mi Nikon (¡rollo pues!, ¿y?). Me sentí un poco más orientado, poz porque había mucho ezpañol ¡hombre!, y me dezían ¡¡joder chavalillo!! ¿a que oz guztaiz loz jardínez del Delfín? vale vale, tampoco ez que te pegue la oztia y porom pom pom. Debo admitir, me he roto el ojo muchas veces, qué lindas doncellitas. Los sourvenirs costaban muy caro, no pude llevar nada a nadie, ni a mi mismo. Afuera, las calles de París se bañaban de un melancólico y a la vez lúcido aguacero, como un viernes, que fue ese, de invierno.

Termino así esta primera parte de mi relato. Todavía debo contar de cuando subí a la torre, cuando el africano nos insistió varios minutos a que le compráramos su llavero a menos de la mitad del precio, de aquellas noches que amanece en París, y del ambiente maravilloso de Mont Matre. Seguiremos con más diversión.

sábado, 22 de agosto de 2009

● Mi llamada ganadora de Doña Bocasucia.

A pedido del público (bueno, sólo una persona que me comentó en la entrada anterior), el relato de la llamada al celular que me desgarró un poquito el ánimo, el cual rezo en el Post Data de "Un artista obsoleto" que está abajito.
Era una noche solitaria y fría, como la mayoría. Pero esa vez, lo era porque mi padre había salido por ciertos lares de concurrencia artística, a intercambiar intelectos y críticas. Tratando de pasar el tiempo con algo productivo, pues, decidí hacer una nueva Entrada para el presente blog, buscando la inspiración y las palabras necesarias para argumentar un pensamiento hacia una lamentable realidad.
En ese momento el celular "sonó", o debería decir "vibró" ya que de otra forma no lo escucho, por más estúpido que parezca esto. Le contesto a un número desconocido, para oír a una mujer que hablaba como alguna de esas tías abuelas perdidas, que uno no siempre conoce, pretendiendo saludar después de tiempo contando cómo nos cargaba de bebé, casi el mismo timbre y entonación de señora cariñosa, pero sólo casi. El diálogo fue más o menos así:

- ¿Aló Buenas noches? - siempre saludando formal, pues nunca se sabe si te llama el presidente o Emma Watson con Audrey Tautou en tanga.

- Buenas... ¿Con quién hablo? - respondió. Cómo detesto que me pregunten eso, ¡¡a quién miércoles llamas pues!! además, no vaya a ser una mujer pasteando a ver si hay alguien en mi casa, sacarme los datos y robarme. Pero mantuve la cordura y le contesté.

- Pues... con Roger, ¿con quién desea hablar? - le digo un poco intrigado de lo que busca, aun fastidiado de su pregunta.

- Roger... - Y cambiando su entonación, comenzó a recitarme, así como dice un profesor, "la flor de la canela"... derrama lisura.- ¡¡Óyeme c*nc#a tu madre, blah blah blahblah blah blah blahblah blah!!...

Por la velluda de tu hermana. Una mujer que supuestamente ya sobrepasó cierta madurez, cree solucionar los problemas hablándome con ese vocabulario tan bajo y repugnante, tanto que me costó mucho creerlo. Si se hace llamar "dama" o "mujer", sería un descaro de su parte. Como el oído me estaba sangrando de todo eso, apenas pude entender lo que sucedía entre sus adjetivos: algún enfermito, le estaba mandando mensajes de texto obsenos al celular DE SU HIJA que según ella, era yo, ya que: "¡¡calla mi*rda, éste es tu número h*evón!!".

Yo me sorprendí, no me sentí ni humillado ni asustado. Sólo trataba de calmarla para hacerle entender que se ha equivocado de número, obviamente no fui yo. Sin embargo no me creyó. Amenazó con denunciarme, que ya tiene mis datos y que "¡¡ya te voy a ver la p*ta cara!!". Seguía tranquilo, incluso reia un poco, tratando de calmarla y convencerla de su error... pero fue en vano. Con alguna de esas otras palabras, me colgó.

Pensar demasiado en algo, suele ser perjudicial (depende cómo se piense), y al parecer lo hacía de la forma incorrecta. Me imaginé a mi pobre familia soportando más probelmas, sobre todo a mi padre encarando a una señora berrinchosa con mil policías y helicóptero en la puerta de mi casa, también a mi madre preocupada a la distancia, y al resto de mi familia y amigos en equivalente estado. Se lo conté al poco rato a varias personas (gracias MSN) y pues me dijo una amiga que mejor la llame y le aclare la situación (sí sí Merli, tú. Por si te picas de no nombrarte).

Prendí un cigarro (que jamás ayuda, sólo lo prendí), busqué el número en mi celular, lo marqué desde mi teléfono fijo, respiré una bocanada de oxígeno antes de una de nicotina, inflé el pecho y llamé. ¿Pueden creerlo? era más de la 1:00 a.m., aproximadamente una hora después de lo sucedido. Pensé que sería un poco más fácil, suponiendo que sería una mujer sin tantos sesos, que tiene una hijita movidita de 15 años que le da su número a cualquier jugadorcito de alguno de esos antros de malamuerte (y ya me han pasado cosas similares por esas brutitas engañadas).
Demoró un poco en responder, fácil ya estaba durmiendo, ¡¡pero a mí qué me importa!! ¡¡para que se mete conmigo pues!!. Se dió masomenos de esta forma, dando yo el inicio. Respuestas respectivas al orden:

Yo:
- Mantengamos la diplomacia señora, explíqueme bien que está sucediendo.
- Trato de explicarle que se ha equivocado de número, no he sido yo.
- Soy un estudiante de diseño gráfico, 23 años, cómo cree que voy a ser capaz de tales canalladas.
- Ok señora... denúncieme pues, así va a ver que no he sido yo.
- Bueno es que me han dicho que llame para aclarar la situación (ahí me trabé, torpeza mía).
- No no, Claro no, Movistar. Vaya si quiere a Telefónica y pregunte desde hace cuánto no le pongo saldo a mi celular (¡puf! y es verdad, desde el turbio Marzo que no le recargo la tarjeta).
- Ok señora, como le digo, denúncieme y así se dará cuenta.
- ¿Cómo cree que voy a hacer eso?
- Ya tenemos suficientes problemas, no me venga con otro en el que no tengo nada que ver.
- Ok... vaya y denúncieme.

La señora hablaba un poco más serena, pero aún así no se guardaba sus improperios.

La señora de las cuántas décadas:

- Has estado mandándole mensajes a mi hija todas la noches con palabras groseras, !!todas las noches estás que jodes!!
- ¿Ah qué? ¿Osea otro celular también tiene tu número? Éste es tu número, lo tengo anotado y el registro de cada mensaje.
- Y a mí qué me vas a venir con que eres estudiante y eso, qué ¿dónde estudias? ¡¡Te voy a denunciar y te voy a seguir hasta donde estudias y sacarte tu mi*rda!!, ¡¡mi hija es una mujer casada!! (se le olvidó decir "muda" y "manca").
- ¡¡Ya demoraste mucho en llamar hijito, si no fueras tú no lo hubieras hecho, andas pataleando que no te acuse. Voy a ir a la compañía "Claro" a pedir un registro de tus mensajes y llevarlo a la policía!!
- Mañana mismo temprano voy a ir a la comisaría a denunciarte.
- ¡¡Deja de joder a mi hija, es una mujer casada y estás que le envías porquería a su celular hijo de p*ta!!
- Mira no sé, pero te advierto que mañana mismo te denuncio porque tú has sido, ¡¡deja ya de joder a mi hija!!
- Mañana mismo te voy a denunciar y te voy a conocer y te seguiré a donde estudias.
- Blah Blah Blah Blah Blah Blah Blah Blah Blah Blah Blah Blah y Blah Blah!!! (no tengo mucha memoria de lo que me dijo al último como para escribir la idea, pero me insultó una vez más y colgó) - ¡¡CLICK!!

No ha sido precisamente así, se nota por lo aburrido que es. El punto es que no me asustó, lo que ella pretendía nada más, sino que sentí una tremenda impotencia de no hacer lo suficiente para defenderme como debería, y que me acusen de una barbaridad que no hice y que no tengo nada que ver. De la nada llega una mujer a agredirme y todavía a meterse con mi madre, que hice yo para que me sucedan estas cosas, yo tranquilito haciendo lo mío, sin causar nada a nadie, es el destino queriendo sólo arrastrarme una vez más.

No debería afectarme, pero me sentí estúpido. Ahora ya no, pero lo que si me hace pensar es cómo hay muchas personas que siempre me prejuzgan a como prefieren o a como otros dicen de mí por dejarme mal, debajo de su mugrosa alma que nadie ve.

Ojalá vaya y me denuncie y salga deseando se le trague la tierra, pues sea quien sea el obseno, aún la molestará cada noche a la misma hora desde del mismo lugar a la hija casada, muda y manca, que supongo será igualita a la mamá. Si la quiere tanto a su hija y sabe lo que es ser madre, debería recordar lo que luchan por tener a un hijo, como todas, y la mía casi se me muere por alumbrarme. Por ende, si un día me ve mi p*ta cara, ojalá que su vergüenza no le impida, al menos, disculparse con ella.

viernes, 24 de julio de 2009

● Un artista obsoleto.

Vectores... ¡sí, vectores! quizás una analogía hacia el ilustrador, como la Imprenta a los escribanos y la revolución industrial a los obreros (el papá de Charlie antes de ir a la fábrica de Chocolate). Vamos a pasear por la Av. Wilson y observar cuántos puestos y cuántas computadoras hay por cada uno, manejadas por alguien quien, obviamente, se las sabe todas.

Cómo vivimos en el Perú (y me revienta decir esto) la gente opta por mandar a hacer sus diseños a esta gente, por tenerle prioridad al costo más que a la calidad, baratito no más. Es un país un poquito tacaño quienes creen que los diseñadores tenemos una vida regalada por solo hacer dibujitos y garabatear con el mouse. Cómo si pensar en un gráfico o en una idea creativa, no diera desgaste mental, es un dolor de cabeza angustioso, mucho peor si es pedido y aguantarse la vela verde que los jefes nos puedan recitar en prosa, rima, parábola o como sea.

Pues no sé si a la tecnología se le pueda llamar "avance" o "evolución", hay ventajas pero en algunos casos, vuelve a la gente inútil, codiciosa, hasta dependiente y obsoleta. En fin, para no poner un testamento siendo general, seré particular, comentando que ahora cualquiera puede ser diseñador, y a quienes vamos por el lado legal, por así decirle, pagamos el pato con los de Wilson, nuestra más brava competencia.

Ya nadie quiere ilustradores, todo lo quieren moderno y digital, quedamos un poco apartados, y no nos queda otra que unirnos y, en mi caso, sentirme uno más.
Debo agregar, que también esto podría significar un nuevo reto para los artistas de la era.

PD: Ésta es una de las entradas más tontas que hice, porque mientras lo hacía, una mujer me llamó al celular, amenazándome con una denuncia de algo que no hice. Obviamente se equivocó, y no me creyó. Tengo esto en órbita por mi cabeza y no me deja inspirarme como debería. ¿Por qué me pasan estas cosas? Yo nunca hice nada para merecer estos golpes en la vida tan fuertes... yo no sé...