domingo, 10 de mayo de 2009

● Leche con sabor a amor. Una Madre.

El machismo. A base de ello, se ha formado la sociedad. Tratan a las mujeres como si sólo sirvieran para quedarse en casa cuidando hijos, cocinando, lavando, planchando, barriendo, cómo un objeto sexual, etc. No tenían derecho a votos y, mucho más antes, no tenía derecho a NADA. En fin, cuántas cosas se podrían mencionar al respecto, en verdad fueron muchas, y peores. Les dicen el sexo débil.
Pues qué ingenuidad. Y qué ironía.

Todo por no querer ver más allá, y darse cuenta que son mucho más fuertes de lo se cree. Pues, las mujeres hacen tanto labor en una casa como un hombre en el trabajo. Luchan por sus derechos sin rendirse, luchan por su vida, por su reputación como personas, por sus seres amados. Deben soportar un dolor cada mes. Han demostrado ser capaces de todo, hasta de las cosas que el ciego machismo jamás hizo creerles que podían. Qué seriamos nosotros los hombres, sin las mujeres, sí son capaces de rendir al más robusto hombre por su encanto como persona y su belleza. Nos hacen sentir lo maravilloso que es la Vida. Tiene un alma guerrera increíble. Gracias a ellas estamos vivos.

La mayoría de hombres no valoran, ni lo ven así. Sólo las ven por fuera, pensando en su propio placer, hasta engañándolas para ello. Y ellas ahora, andan inseguras de todos, hasta de los más honestos. Por qué no se tiran de un puente mejor (por no decir otras cosas) y dejan a la humanidad desarrollarse con moral.

PERO... ¿Qué hace mujer a una mujer? ¿Ser bonita? ¿Tener cuerpo desarrollado? ¿Alardear que maduran más rápido cuando así pueden estar mostrando lo contrario? ¿Aprovecharse de esa fragilidad con la que se acostumbran? ¿Que hayan nacido con vagina?
Pues digo esto, para evitar comentarios como: "¡ay ya vez! ¡somos lo máximo!" de aquellas huequitas que no saben desarrollarse como verdaderas mujeres, porque es mucho más que eso.

UNA MADRE. Tiene que soportar 9 meses de gestación, con dolores de espalda, de pezones, por los patadones que dan los bebés, vomitar constantemente, comer por dos, y peor... soportar el tremendo dolor a la hora de dar a luz.

¿Sé quejan? Pues no. Todo esto, señores, lo hacen por AMOR.

El hecho que tengan una vida en sus manos, producto del mismo AMOR de una pareja que, como todos, se conocieron, pasaron lindos momentos juntos, crecieron, decidieron hacer un hogar y ser felices. Y esos dos mundos hicieron uno, la unión del AMOR. Al verlo nacer y tenerlo en sus manos, en sus ojitos ven toda una esperanza, de que crezca de bien, saludable, de buen corazón, trabajador, que tenga también una historia que vivir y qué contar y de quién sentirse orgullosos, al ser mágico que les cambió e iluminó la vida para siempre.

BENDITAS sean las madres que luchan a toda costa por el bienestar de sus hijos. Benditas las madres que de sus senos emanan leche de vida y amor. Benditas las madres que tuvieron que soportar toda una carga de dolor para crearnos. Benditas las madres por darnos y criarnos con amor. Bendita sea mi madre, con quien recuerdo haber vendido polos en el suelo de la calle, estampados con dibujos míos. Tenía 5 años.
PERO...
Hombre, mujer, es más que un asesinato. Quitar el derecho a un ser vivo, de poder existir. Es una vida como tú, como yo, no es cualquier cosa. Recuerda que al feto ya le comienza a latir el corazón mucho antes de que puedas probar si estás embarazada o no.

Está demás decir tantas cosas que seguro ya se saben, pero no quieren hacer caso, y sólo dejarse llevar por las hormonas. Fue tu error, tu metida de pata, pues CRÍALO! que ninguno de ellos tienen la culpa de vuestra necedad.

Benditas sean las madres, que con amor, criaron a sus hijos a toda costa.
FELIZ DÍA.

5 comentarios: